HISTORIA

La construcción del complejo Producción, Administración y Archivo, a la vez amigable con el medio ambiente, es un desafío que responde a la necesidad de adecuar la estructura edilicia y funcional de la Imprenta del Congreso de la Nación a los avances tecnológicos y en materia de seguridad e higiene laboral producidos en los últimos 20 años. Es así que a fines del 2015, comenzó la ejecución de esta obra de gran magnitud, con el constante acompañamiento de ambas Cámaras Legislativas y del Sindicato que nuclea a los trabajadores Legislativos.

Con el financiamiento del Banco de Inversión pública, el edificio que fue ideado y desarrollado por y para los trabajadores del Organismo, tanto es así que llevará el nombre de uno de ellos, “Gustavo Antelo”, quien falleciera en un accidente en las Islas Malvinas en marzo de 2014.

Permitirá una amplia variedad de tareas gráficas adicionales a las que actualmente se producen, la centralización de todas las áreas que están dispersas en varios edificios, incluyendo el Palacio Legislativo y asegurando un marco de trabajo seguro para sus empleados y beneficioso para la sociedad en su conjunto, ávida de conocimiento y de información de los actos de gobierno.